La primera Certificación del Sistema Calidad

Ya desde la primera edición de la serie ISO 9000, VIBA S.p.A. ha utilizado la dicha Norma como una importante herramienta de gestión para su organización. Así ha conformado su Sistema de Calidad según la Norma UNI EN ISO 9002 obteniendo la primera Certificación en el 1993.

La Certificación según la ISO 9001:2000

Con la entrada en vigor de la nueva edición , la UNI EN ISO 9001:2000, VIBA ha adecuado su Sistema a las novedades y los principos introducidos, obteniendo la Certificación en el año 2002.

Esta transición ha permitido a Viba certificar también sus actividades de investigación/desarrollo para todas las familias de productos: Blancos, Negros, Colores, Aditivos y Efectos Especiales para polímeros y tecnopolímeros termoplásticos y orientar su Sistema a la mejora continua y a la completa statisfacción del Cliente.

La Certificación del Sistema Calidad de todas las Sociedades de VIBA

Reconosciendo la importancia de la Norma ISO 9000 como medio de coordinación y armonización de las actividades de las diversas unidades, se alcanzó la Certificación del sistema de gestión de la calidad en todas las empresas operativa VIBA. Se deduce que cada unidad operativa trabaja con su propio sistema de Gestión de la Calidad integrado en la lógica del Grupo y garantiza al mismo tiempo el mantienimiento de los requisidos del Cliente y la consecución de los objectivos estratégicos del Grupo.

La Certificación según la ISO 9001:2008

La atención por el Cliente sigue siendo un punto clave por VIBA. Y asì continua la mejora continua de nuestra organización, aún por medio del ajuste de nuestro Sistema de Gestión de la Calidad a los principios contenidos en la nueva edición de la Norma ISO 9001:2008.

La nueva Certificación ISO 9001:2015

Desde diciembre de 2017 VIBA S.p.A. e Industrial Quimica Viba Iberica SL ha adaptado su Sistema de Gestión de Calidad a la nueva ISO 9001: 2015 que se centra en el análisis del contexto en el que opera la empresa y en la evaluación de riesgos que podría perjudicar el logro de las expectativas de las partes interesadas, es decir, de sus clientes y accionistas y de las previstas en la legislación aplicable.
Los riesgos identificados se gestionan a través de acciones comunicadas dentro de la organización y se persiguen a través de la formación, de una mejora continua y del compromiso de los órganos de Dirección.